El nombre del lugar o topónimo parece provenir del diminutivo de “mazo” acceso derivado de “manso” con el significado de casa de labor y no como alguien ha afirmado del latino “matta” con significado de bosque, monte etc.

Ya en la documentación de Sahún del siglo X se le citaba como “Mazotas”.

Al propio término municipal de Mazuecos pertenecerá el ya despoblado medieval de Arenillas, denominado como “Arenillas cerca de Cisneros” por el criterio seguido en las merindades. Su significado parece obvio, lugar de las pequeñas arenas, pero no de arenillas con sentido de colmenas como se ha afirmado.

Lo “de Valdiginate” es un anexo localizador del río que discurre por el lugar.

En el lugar que se levanta Arenillas se alza hoy en día la actual ermita dedicada a Santiago Santo de Arenillas que fuera una de las parroquias que tuviera ese despoblado por cuya posesión mantuvieran pleito las villas de Cisneros y Mazuecos ganando este último.

Ermita

Tal ermita sufriría un incendio en 1927 si bien se salvó de las llamas la escultura de Cristo al encontrarse encerrada la imagen en la cripta el templo y que luego se restauraría. Dispuso en su día la localidad de Mazuecos de un monasterio perteneciente a la orden de Trivitaria y asimismo de un hospital que estuvo dedicado a San Sebastián.

A mediados del siglo XIX Mazuecos ya tenía casa de ayuntamiento y cárcel vinculada en ese mismo edificio, escuela de primeras letras un hospital de enfermos y transeúntes pobres, tenía una alameda de más de 600 estadales, exportaba grano a Santander y contaba con 114 vecinos.